martes, marzo 28, 2006

Ella & Zoe



Me gusta abrazarla desde atrás, cuando se mira al espejo, besarle las sienes con delicadeza e irme, callado. Ella me atisba sin voltear y sigue maquillándose, atenta y sonriente. Cuando ya no estoy, da un salto imperceptible, se pone del otro lado del espejo convertida en Zoe, que es zurda, y me deja estar todo el rato que yo quiera a solas con Noelia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Será Zoe una?, o es una entre tantas?, saldrá algun día del espejo al que salto?, será bueno que lo haga?, o sería mejor que allí quedara para siempre en esa imagen congelada para no desintegrar la delgada pared que divide el sueño de la realidad?.
Demasiadas preguntas para no tener respuestas predecibles, simplemente dejalo ser.

Los Hijos Negados Del Dr. No dijo...

Zoe es única, pero sobre todo, es muy poco diestra con la zurda (conocido es que el día en que el pudor le permita atravesar a este lado del espejo con todo su adorable desenfado, no va a saber bien cómo acomodarse el mechón o atarse prolijamente una sandalia).

Más aún, Zoe es única porque sabe que todas las cosas que se multiplican en la amable réplica de todos los espejos que hemos llegado a compartir, existen sólo porque fueron gestadas solícitamente en el cálido útero de sus ojos.

Normita Tinoco dijo...

No se confundan, Zoe soy yo. Solo yo.

Anónimo dijo...

volver solo para recordar